jueves, 9 de diciembre de 2010

Un tren lleno de gente...


Un tren lleno de gente y tu mano junto a la mía. Siempre ha sido así, tu mano junto a la mía en la barra del tren. Tantos años, tantos recuerdos, toda la vida juntos. 
Los recuerdos invaden mi mente mientras que el tren nos devuelve otra vez al calor del hogar, me siento tan afortunado de tenerte. No se que hubiese sido mi vida sin ti. No se que haría si me faltases, me siento egoísta y pienso que tu posiblemente te las arreglarás mejor que yo, si yo te faltase. 
Hoy como muchos otros días hemos ido a pasear a Madrid, como cuando eramos novios, luego ya vinieron los hijos y salir ya no era tan fácil, bueno la verdad es que ahora tampoco es fácil: los nietos nos ocupan parte de nuestro tiempo, es el tributo que debemos pagar a esta sociedad de consumo, lo aceptamos y ya está. 
Me hace tan feliz que sigas a mi lado, a pesar de todo lo pasado, de todo lo vivido de todo lo malo y bueno que nos ha ido pasando después de todos estos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada